Masaje Piedras Calientes


El masaje con piedras calientes o terapia geotermal combina el masaje terapéutico tradicional con la aplicación sobre la piel de piedras a distintas temperaturas, para facilitar que fluya la energía vital y aliviar así trastornos físicos y emocionales.

Es un masaje de terapia de contacto natural que implica colocar piedras calientes sobre el cuerpo de una persona. Esto ofrece todos los beneficios de la terapia de contacto natural y algunos elementos adicionales. Por ejemplo, las piedras calientes ofrecen calor continuo a través del cuerpo y, como las piedras son materiales volcánicos, muchas personas sienten una conexión más profunda con la naturaleza.

Este masaje ayuda a relajar los músculos contraídos en el cuerpo y se considera un tratamiento más efectivo que el masaje común. Los músculos relajados promueven la relajación general y abren los meridianos, o caminos de la energía, en el cuerpo para que fluya la energía de la vida, también conocida como «chi». Las piedras se calientan en agua a 48° – 65° C y se colocan en lugares específicos a lo largo del cuerpo.

Los beneficios de este masaje: promueve la relajación, que desencadena niveles de estrés más bajos y mejora el sistema inmunológico. También ayuda a liberar las toxinas del cuerpo, alivia los dolores, mejora la circulación y promueve el bienestar emocional. Los practicantes de la salud holística pueden recomendar el masaje con piedras calientes para personas que sufren dolores musculares, insomnio, presión arterial alta, fibromialgia, depresión, artritis, dolor de espalda crónico, estrés excesivo y ansiedad, y ciertos problemas circulatorios.