Quiropraxia


Trabajamos sobre la columna vertebral para corregir sus problemas mecánicos y mejorar así el funcionamiento del sistema nervioso y la salud de todo el organismo.

¿Qué es la quiropraxia?

La quiropraxia es una profesión sanitaria, reconocida por la Organización Mundial de la Salud, dedicada al cuidado de la salud de forma natural, que pone énfasis en la relación existente entre la columna vertebral y el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

La quiropraxia es la ciencia que trabaja sobre la columna vertebral para corregir sus problemas mecánicos y mejorar así el funcionamiento del sistema nervioso y por tanto, la salud de todo el organismo.

Esta técnica fue desarrollada en EE.UU. en 1.895 por David Palmer. Es una técnica basada en la manipulación de la columna vertebral para mejorar la función mecánica y orgánica de la misma.

El sistema más importante que tenemos es el sistema nervioso, ya que éste controla el funcionamiento de cada célula, cada tejido y cada órgano… debido a un continuo flujo de información desde el cerebro. Una vértebra mal alineada (lo que se conoce como subluxación) puede alterar la función de los nervios que parten de la médula espinal y que se ramifican a través de sus orificios a todas las partes de nuestro cuerpo, produciéndose trastornos y determinados desequilibrios.

La columna vertebral es el principal eje de nuestro cuerpo y de nuestra salud. Entre sus funciones entra mantener la posición, sujeción de los órganos y servir de protección al sistema nervioso, que es el motor de nuestras funciones.

No es una estructura estática, cambia continuamente de posiciones, sometiendo a diferentes cambios de presión y estrés mecánico a las diversas estructuras que la componen. Sin embargo «aguanta» hasta unos límites insospechados y cuando llega a la situación de «estrés mecánico» nos podemos encontrar casi sin recursos para devolverle su estado normal, apareciendo una situación anómala en su función y relación (por estrés, traumatismos, posiciones forzadas, descansos inadecuados, etc.).


Estas alteraciones producen tensión en el tejido blando, mala alineación entre las vértebras y los discos, una disfunción de la movilidad articular y a veces una irritación en el tejido nervioso, que se puede traducir en dolor y sensación de malestar general.

El sistema nervioso controla todas las partes de nuestro organismo, funcionando como un sistema de información entre los estímulos y sus respuestas. Su eje es la médula espinal, desde donde se dirige la información al cerebro y luego la respuesta a la zona concreta. Por lo que una irritación en las salidas nerviosas puede producir una repuesta en los órganos que irriga. La quiropraxia funcional trata de evitar que esto ocurra, corrigiendo las anomalías a nivel mecánico para que esa irritación desaparezca.

El estrés no solo de tejido articular, sino también de tejido blando puede dar lugar a dolores de espalda y de extremidades, que si no está dañada de manera irreparable y no existe contraindicación, puede solucionarse con la técnica manipulativa apropiada, tanto de tejido blando como articular.


Muchas veces una disfunción articular vertebral producirá una alteración no solo en la movilidad, sino también en el tejido blando, traducida en dolor local y en otras zonas que se «adaptan» a la nueva situación, produciendo a veces dolor irradiado en otras zonas.

Al corregir la disfunción las respuestas al tratamiento suelen ser satisfactorias. El cuerpo puede buscar la curación de forma natural. 

Pero la columna como eje vivo, no solo responde a estímulos mecánicos, también soporta las cargas emocionales y orgánicas con las que tiene una profunda relación neurológica. A veces su salud no depende solo de una maniobra sobre ella, sino de cambiar o corregir ciertos hábitos o solventar situaciones por las que se está pasando.

¿Qué es una subluxación?

Una subluxación vertebral se da cuando una o más vértebras espinales pierden su alineación. Esto provoca una interferencia en la médula espinal o en los nervios espinales adyacentes y por tanto en aquellas zonas controladas por dicho sistema nervioso.

El sistema nervioso está formado principalmente por el cerebro, la médula espinal y por los nervios espinales que se van ramificando por todo nuestro organismo como las raíces de un árbol. Es el sistema más importante que tenemos porque es el encargado de controlar cada célula, cada tejido y cada órgano.

La subluxación provoca una alteración en el flujo continuo de energía y comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo y por tanto no podemos funcionar al 100%. A veces las subluxaciones sí que producen sintomatología y patologías varias (ciáticas, cefaleas, problemas digestivos, tunel carpiano…) pero en otras ocasiones son “silenciosas” y aunque en apariencia estamos sanos y no tenemos dolores, nos están mermando nuestra salud.


Se utiliza el término «subluxación» para referirnos a una vértebra que ha perdido la función y posición normales, causando inflamaciones e irritaciones que afectan al funcionamiento de los nervios. La subluxación vertebral es definida en quiropraxia como un conjunto de cambios funcionales, estructurales o, incluso, patológicos que comprometen la función del sistema nervioso, pudiendo influir en la normal actividad de otros sistemas del organismo y en la salud en general.

¿Qué es un ajuste?

Para corregir esta alteración conocida como subluxación vertebral el quiropráctico utiliza el «ajuste», un término que se usa para designar a la presión y al impulso, muy precisos y específicos, realizados generalmente con las manos, destinados a corregir la incorrecta posición de una vértebra. Practicando un ajuste, se consigue reducir la irritabilidad del nervio, mejorar la información que le llega al cerebro, restablecer la movilidad articular, equilibrar el tono muscular y aumentar la nutrición local de los componentes del segmento vertebral ajustado.

A veces se produce un ruido cuando la vértebra es ajustada, esto se debe a que los gases y fluidos de la articulación se liberan. Como cuando se abre una lata de refresco o se libera el gas de un globo.

Cuando una persona está operada de columna vertebral es extremadamente importante que se cuide con la quiropraxia para evitar que el resto de su columna se degenere y para conseguir el máximo rendimiento.