Reiki


Reiki es un método de armonización a través de la transmisión de energía, principalmente por imposición de manos. Reiki es un término japonés para designar la energía de vida universal. “Rei” denota algo universal, sin límites y “ki” se usa para denominar la energía vital. 

Reiki puede entonces definirse como la energía cósmica que está detrás de toda la vida. Esta energía de vida universal ha sido llamada de diferentes maneras en cada cultura: Reiki en Japón, Chi en China, Prana en India, Ruach en Hebreo, Luz para los cristianos, Baraka para los Sufís, Maná para los Kahuna, Ka para los egipcios, Orenda para los Indios Iroqueses, éter o bioenergía para los científicos, etc. 

¿Qué beneficios ofrece reiki?

Reiki actúa como apoyo para cualquier otro tratamiento o terapia ya que favorece el proceso de recuperación de la persona. Se puede recibir reiki para armonizar y equilibrar el cuerpo, la mente y el Espíritu. A nivel mental y emocional reduce notablemente los estados de estrés y ansiedad. En general, reiki nos ofrece lo que necesitamos en ese momento, independientemente de lo que esperemos.

¿Cómo es una sesión de reiki?

Durante una sesión de reiki, el terapeuta actúa como un canal para la energía vital universal, situando las manos sobre zonas concretas del receptor. De esta manera su cuerpo entrará en contacto con la energía del universo y sus beneficios. El receptor puede sentir diferentes sensaciones durante la sesión, frío, calor, ver colores, etc.

En general, durante el tratamiento no es conveniente hablar, ya que con Reiki el procesamiento de emociones va más allá de las palabras, y el silencio permite al receptor relajarse profundamente y adentrarse en sí mismo.

Según el sistema oriental del pensamiento, el tratamiento básico de Reiki es una forma de pasar energía a todos los meridianos de la acupuntura y a los centros energéticos llamados “chakras”. Por estos canales se distribuye la energía a todo el cuerpo. Estos centros energéticos están íntimamente conectados con las glándulas, que a su vez controlan todo el sistema hormonal. Así, con la energía Reiki, se refuerza la propia energía del cuerpo, ayudándolo a recuperar el estado de armonía y bienestar.